¿Erradicarse la COVID-19, o enfermedad de la infancia?