No vacunados, 11 veces más riesgo de morir por COVID-19