Discapacidad intelectual y COVID-19: Un riesgo ignorado