El racismo es una enfermedad crónica