La vacuna contra COVID-19 también protege la salud mental