Una sepsis diferente: estabilización del paciente rural