¿Se puede vivir para siempre?