Vasopresina y la metilprednisolona en el paro cardíaco