Enfermedades raras, ¿misterio o desinformación?