COVID-19: ¿Podría infectar las células cerebrales?